Growth Hacking es una estrategia de crecimiento sostenible de la empresa que es utilizada cada vez más en las startups. Una de sus principales característica es que busca conseguir el mismo objetivo que otras técnicas utilizadas en marketing pero necesitando un menor número de recursos, lo que redunda en un abaratamiento de los costes de las acciones que se realizan. El marketing de contenidos es uno de los elementos fundamentales de esta estrategia. La generación de contenido para blog realizada por redactores freelance creativos es una de las opciones utilizadas.

Cinco fases del Growth Hacking

Hay que tener en cuenta que se trata de una forma distinta de buscar el crecimiento de la empresa, por lo que en multitud de ocasiones el trabajo se centra en redefinir los productos y su distribución. Son cinco las fases que describen el proceso de Growth Hacking. La primera es ofrecer lo que el usuario necesita; hay que adaptar el producto. La segunda es hacer que el propio uso del producto forme parte del marketing; para esto son muy usadas las redes sociales. Hay que convertir en viral el mensaje, hacer que los demás lo transmitan. La cuarta fase se centra en fidelizar al cliente, no conformarse con lo conseguido. La última fase del proceso consiste en volver a empezar, estudiar lo logrado y mejorarlo.

En definitiva, es una nueva forma de llegar al público potencial. Una de las técnicas más utilizadas en el Growth Hacking es el ofrecimiento de un servicio gratuito pero limitado, lo que conocemos como servicio Freemium. Cuando el usuario conozca el servicio querrá más y para ello tendrá que realizar una suscripción de pago. Comprar contenido original y conforme a esta nueva manera de entender la comunicación con el cliente a través del blog corporativo y página web de la marca es, también, muy usado por las empresas que aplican estas técnicas.
Imagen