El marketing de contenidos se ha convertido en una de las bases más fuertes de cualquier campaña de marketing online, hasta el punto de que comprar contenido es algo habitual de cara a reforzar esta estrategia con artículos que den un valor añadido a los usuarios. Pero esto no es todo. El marketing digital evoluciona tan rápido como la sociedad en que vivimos modificando las estrategias que se usan habitualmente.

El marketing 3.0, un paso más allá

Algunas empresas ya empiezan a introducirse en el mundo del marketing 3.0 para intentar mejorar sus resultados de comunicación online y conseguir que su estrategia llegue al mayor número posible de usuarios de su producto o servicio.
Optar por este tipo de marketing representa ir más allá de la tecnología punta que permite el uso de webs, social media o aplicaciones. De hecho, consiste en implantar una filosofía de empresa que afecte a toda la estructura del negocio y acabe generando más ingresos.
Si el marketing 1.0 se basaba en el producto y cómo venderlo y el marketing 2.0 buscaba entender al cliente para posicionar una marca de manera correcta en la mente del consumidor, la versión 3.0 da un paso más en el establecimiento de una estrategia y quiere demostrar al cliente que la empresa se preocupa por él como persona, no como fuente de ingresos.
Cuidar al cliente y hacerle sentir parte del éxito de la empresa enlaza con el concepto de responsabilidad social corporativa y con la idea de que el usuario puede contribuir al diseño de una campaña o un producto. Es decir, integrarlo en el modelo de negocio que se quiere promocionar. De esta manera, se usan las mismas estrategias de promoción, pero se pasa el foco de atención al cliente y a la sociedad.

Imagen