El Marketing de Contenidos es una técnica que consiste en crear y distribuir contenido relevante y valioso para atraer a nuestro público objetivo.

A raíz del paradigma de producción que hace énfasis en el consumidor y en las tecnologías de información, se ha agigantado por un lado el uso del marketing como proceso de análisis y gestión en función de las necesidades de los clientes. Por otro lado, el uso de los contenidos como sustancias semánticas de un discurso. Estas dos realidades independientes acabaron por fusionarse en el marketing de contenidos.

Para mejorar el proceso de producción o adaptar un producto a los gustos del consumidor están el marketing directo, que se basa en la interacción a partir de los medios publicitarios, el marketing relacional, que se fundamenta en la generación de vínculos personales y el marketing virtual o cibermarketing, que se sostiene en estrategias de visibilidad y comercialización a través de medios digitales. En esta última modalidad aparece una disciplina tan estratégica como prometedora, el content marketing.

Este tipo de marketing consiste en vender sin tener que vender. Es decir, sin tener que publicitar, porque al aportar valor sin pedir nada a cambio ni interrumpir, se logra que s compradores sean más conocedores y en consecuencia mucho más fieles.

No cualquier contenido en torno a una empresa es marketing de contenidos. Este debe ser valioso e interesante, con el objetivo de atraer a un público y ganar clientes leales. En lugar de forzar una venta a través de la publicidad tradicional con un enfoque push se genera un vínculo profesional de confianza mediante el enfoque pull del content marketing, entendido como la técnica y el arte de demostrar calidad a través de la información gratuita.

Beneficios del marketing de contenidos

A continuación se exponen algunas ventajas derivadas de aplicar una estrategia de marketing de contenidos:

– Confianza y credibilidad: La regularidad en publicaciones permisivas, gratuitas, útiles y con información cualificada se traduce en una expectativa positiva en relación a la oferta final, ambas partes tienen un interés común y más del noventa por ciento de los compradores consideran los contenidos como dignos de confianza.

– Autoridad como mecanismo de diferenciación frente la competencia: La regularidad en publicaciones profesionales y didácticas con potencial para convertirse en referencia para un sector determinado consolida a la marca como experta en la materia.

– Posicionamiento y vínculo: Además de los elementos que distinguen a la marca y le dan una imagen favorable. Un contenido atractivo y estratégicamente diseñado ganará tráfico orgánico en Google. Y así logrará no solo (in)formar, sino construir un engagement o una relación con un público identificado.

Canales para el marketing de contenidos

La mejor opción es publicitar los contenidos desde un blog o página informativa, porque se puede hacer captación de leads sin tener que pagar para poder llegar a ellos y luego apoyarse en redes sociales como estas:

– Facebook

– Instagram

– Otras redes sociales o foros

Errores que se cometen en el marketing de contenidos

1. Falta de regularidad: Para lograr el conocimiento de la marca, la captación de nuevos clientes, el engagement y el aumento de las ventas es necesario contar con un calendario editorial.

2. Poca utilidad: El contenido debe aportar algo para satisfacer una necesidad. Aun cuando se trata de brand content o contenido relacionado con una marca en particular, hace falta servir de algo para conectar con la gente.

3. Contenido centrado en la venta: Si se estudia la experiencia de algunos branded content ejemplos como el caso de la Cámara de Productores de Espinacas de Estados Unidos, que desarrolló la tira cómica Popeye, o el caso de la herramienta de social media Buffer que desarrolla un célebre blog, se entiende que los contenidos no tienen que estar centrados en la venta.

 

marketing de contenidos