Como le ocurre a las personas, las empresas también tienen miedo a ser diferentes. Existe un deseo innato dentro de cada individuo por querer encajar en todos los ámbitos de nuestra vida. En la moda, guiados por tendencias y estereotipos, en el trabajo por caer bien al resto de compañeros o incluso con nuestra pareja. A las empresas le ocurre lo mismo, condicionadas por la opinión de sus clientes pretenden encajar con cada uno de ellos y ser mejor que la competencia.

Pero no hay que olvidar que la competencia existirá siempre, y por ello la mejor opción para reducirla está en las técnicas de diferenciación. Y es aquí donde entra en juego la creación de contenido, un contenido de alta calidad que haga que su empresa sea única. La clave está en observar a la competencia, identificar nuestros rasgos diferenciadores y potenciarlos. Seamos realistas, muchas empresas compiten por alcanzar la mayor  cuota de mercado, pero con las nuevas tecnologías es muy fácil acceder a un público numeroso, por lo tanto este no es el objetivo que buscamos. Lo verdaderamente importante es mantener a nuestros clientes, equilibrar a la audiencia.

Los periodistas freelance son en este caso los encargados de realizar la pieza diferenciadora que cumpla las expectativas de nuestro cliente y el SEO nuestro potenciador. Con ello se conseguirá que el cliente pase de lector a promotor del contenido, recomendando su web a amigos y familiares.

El marketing de contenidos contiene por lo tanto un valor único, que hace que destaque de la multitud  de empresas que les rodean y que trabajan con su mismo objetivo, el aumento de ingresos y la satisfacción del cliente. En definitiva, busque la mejor estrategia para su empresa pero sin competir, por ello no deje nunca de innovar, de pensar en cómo mejorar los puntos de su negocio. Y recuerde, los pequeños detalles pueden marcar grandes diferencias.