Uno de los objetivos básicos del marketing de contenidos es conseguir que nuestra marca, empresa o producto goce de una buena imagen, para ello muchas veces implicamos a nuestro equipo de redactores freelance en la creación de  contenido de interés para el usuario o consumidor.  

Conviene hacerse una pregunta. ¿Te identificarías más con la dependienta sonriente que te saluda desde la fanpage de una tienda de moda o con el delegado de una empresa que te saluda con un “cordial” tuit? Puede que con ambos, desde luego. Lo importante es que el público al que te diriges se identifique contigo, con tu marca y con lo que quieres ofrecer.

Marca y Marketing de Contenidos

Hace muy poco salió a la luz el caso de un señor de 96 años que está teniendo un tremendo éxito con su canción “My Sweet Lorraine”, dedicada a su esposa fallecida. El vídeo, en youtube, sobre la historia de Fred Stobaugh tiene en estos momentos más de tres millones de visitas. ¿A qué se deben tantas visualizaciones? No es la primera ni será la última canción de amor que se escriba, pero ¿qué ha hecho que la canción de Fred y no otra esté en los primeros puestos en las descargas en Itunes? El público se ha identificado con esta historia de amor, se ha emocionado, necesita de algo que reavive sus sentimientos, necesita creer en algo.

Según una encuesta de The Guardian, el primer puesto de las personas más influyentes de los medios es para “You” (tú).  De hecho, son los usuarios y consumidores los que pueden darnos más visibilidad y los que pueden influir en la viralidad de las publicaciones que hemos seleccionado en nuestra estrategia de marketing de contenidos. Para ello debemos generar un contenido útil, interesante y con valor para nuestra audiencia, por supuesto sin olvidar potenciar el SEO de nuestra web.

Una vez que hayamos atendido esa prioridad, saber qué quiere nuestro público objetivo y ofrecérselo, ya habremos dado un gran paso para consolidar la identidad de nuestra marca.