La tecnología es esencial para un emprendedor y su startup, como lo hubiera sido para solucionar de manera diferente los problemas que afectaron a los grandes clásicos de la literatura.

Todos esos personajes fueron a su manera emprendedores de aventuras fantásticas -como puede ocurrir con la start up del entrepreneur de hoy en día-, cuya historia, si hubieran dispuesto de los medios tecnológicos del siglo XXI, habría cambiado y con ella la Historia de la literatura universal.

La tecnología habría solucionado problemas, obviado personajes…

¿Qué hubiera pasado si el señor Bilbo Bolsón de “Bolsón Cerrado” hubiera contado con un GPS para encontrar el anillo en la tierra de Mordor? Tolkien habría obviado la escritura del segundo tomo de la trilogía.

Del mismo modo, personajes míticos como el conejo que siempre llegaba tarde en la fábula de “Alicia en el País de las Maravillas” no tendrían razón de ser en la cosmología esperpéntica de Lewis Carroll si hubiera dispuesto de la aplicación Ubber en su smartphone para llegar a tiempo a los sitios.

¿Y si Caperucita Roja hubiera encargado el menú a su abuela por medio de Just Eat? Hubiera evitado el fatal desenlace. Si Ulises hubiera contado con un perfil en “Couchsurfing“, no hubiera tenido que dormir en la caverna del cíclope, ya que algún lugareño le habría ofrecido su sofá para pasar la noche a cambio de que le cantase la oda de sus aventuras.

… o habría cambiado el curso de un evento

Aunque la tecnología hubiera solucionado muchos problemas y eliminado personajes, también habría cambiado la forma de contar las cosas. ¿Hubiera sido diferente la historia de amor entre Romeo y Julieta si se hubieran conocido por Meetic o Tinder? Indudablemente, sí. Quizás habrían encontrado un candidato mejor por el geolocalizador de contactos o hubieran desistido antes de suicidarse.

Siguiendo esta línea, Oliver Twist hubiera podido reportar todos los agravios que sufrió en el cruel internado como embajador comentarista de Trip Advisor y la institución victoriana habría cerrado sus puertas ipso facto.

Y, aún dentro de la ficción, un supuesto aún más realista: ¿cómo habrían hecho los bomberos de “Fahrenheit 451” para quemar todos los libros si la gente hubiera guardado una copia de seguridad en the cloud?

Emprendedores: cuando una startup puede cambiar más que una historia personal

A veces un emprendedor no solo es aquel que se aventura en un camino intransitable, sino un inexperto con mucho ahínco que impulsa una startup para ayudar a que ese camino sea más llevadero. Y, quién sabe, como sucedió con el caso de Mark Zuckerberg -cuyo objetivo con Facebook era crear una agenda de contactos de exalumnas de la universidad- si para acabar cambiando el curso de la Historia sin pretenderlo.