El marketing de contenidos cambia y se adapta continuamente a las demandas del mercado y de los usuarios. En la actualidad, la mejor forma de conseguir aumentar la tasa de conversión y posicionarse mejor en los buscadores pasa por crear experiencias de usuario positivas.

Diferencias entre estos dos tipos de SEO

Esto no significa que el SEO tradicional haya desaparecido, sino que se está comenzando a dar mayor importancia a las estrategias que buscan la satisfacción del usuario mediante interesante contenido para blog o adaptándose a sus necesidades y demandas.

La forma que tiene Google de medir esta experiencia es mediante indicadores como la tasa de rebote, referida al número de visitas que llegan a la web y la abandonan antes de un tiempo establecido, sin haber realizado ninguna acción; la permanencia en la página web (esto es, si se pasa más tiempo en la web es porque el contenido resulta interesante); y, por último, el CTR, que es el número de clics que consigue un enlace hacia la propia web en las páginas de resultados del buscador por cada cien veces que aparece el enlace. Además, Google recoge información del comportamiento de los usuarios a través de las webs. Por todo esto, se hace necesario invertir más en conversiones que en conseguir tráfico.

Lowpost, posts de calidad

Es necesario interesarlos y hacer la página visible y atractiva contratando autores profesionales o, simplemente, comprar contenido atractivo para la web que dé respuesta a los intereses de los usuarios. Las diferencias que se han producido con respecto al SEO tradicional están basadas, principalmente, en aumentar la calidad, en detrimento de la cantidad:

-Con el SEO tradicional, se buscaba incluir pocas palabras para conseguir posicionar mejor la marca. En el nuevo modelo, lo importante, realmente, son las long tail keywords.

-Antes, la repetición de palabras clave era fundamental para conseguir posicionarse mejor en los buscadores, pero esto perjudicaba la calidad del contenido, por lo que ahora se prima el uso de palabras sinónimas.

– Otro cambio es que se valora mucho más el contenido de calidad, bien elaborado y natural, ya que aporta valor añadido y será más demandado frente al anterior linkbuilding o SEO on page.

Poner en marcha una estrategia centrada en los usuarios permitirá mejorar el branding de la empresa. Beneficiará a su percepción e imagen. También aumentará un tráfico cualificado, por lo que es más fácil la conversión y se incrementará el UGC, el contenido creado por los usuarios, que enriquecerá la web.

[Tweet “Estar bien posicionado no es eficaz, si los usuarios no son de calidad y abandonan la página”]

Las empresas, teniendo en cuenta que Google da mayor importancia a las búsquedas de los usuarios para fijar sus algoritmos, deben volcarse mucho más en la experiencia del usuario para alcanzar sus objetivos que en pensar en posicionarse arriba en los buscadores.

Imagen