El objetivo del marketing es llegar al público potencial, llamar su atención, atraparlo, convencerlo y finalmente, conseguir que se convierta en cliente. Hay diferentes formas de llevar a cabo las estrategias de publicidad. Una de ellas es el inbound marketing, que trabaja con la difusión viral por parte de los propios clientes que han comprado un producto y han quedado satisfechos con el mismo. Es un tipo de publicidad muy económica y efectiva, que no acarrea costos a la empresa y, sin embargo, llega a mucha gente gracias al boca a boca de un cliente previamente encantado con nuestra marca. Este tipo de marketing está de actualidad.

Hay mucha terminología en relación al marketing que hay que dominar hoy en día. Una de ellas es el inbound maketing. ¿Qué es inbound? A continuación lo revelamos.

¿Influencer o advocate?

Son dos figuras o recursos con los cuales cuenta el marketing inbound y a los cuales se puede recurrir, ya sea juntos o por separado, para la captación de clientes. Vayamos por parte y conozcamos en qué consiste cada uno de ellos:

Influencer: es una persona que tiene una gran influencia en las redes sociales. Gracias a ello, fácilmente podrá hacer llegar una promoción o mostrar las excelencias de un producto a una gran cantidad de usuarios, amigos, seguidores en sus redes sociales…

Evidentemente, los influencers suponen una gran ayuda para las marcas comerciales. Las opiniones de los influencers son muy valiosas y pueden influir positiva o negativamente sobre una empresa, al proyectarse sobre las decisiones de compra de sus seguidores. Sin embargo, su influencia es corta porque apenas hablarán de tal producto a modo de publicidad, por ejemplo en el lanzamiento de un producto. Por lo tanto, su eficacia es reducida.

Advocate: es un cliente muy satisfecho con su compra que promociona un producto o marca de manera indefinida. Es decir, ha quedado feliz con un producto y, por eso, irá constantemente recomendando la compra a sus amigos y conocidos, ya sea en redes sociales o fuera de ellas. Son recomendaciones espontáneas. Y pueden ser personas con un buen número de seguidores en las redes sociales o no.

En este sentido, aunque ambas figuras son muy valiosas, el advocate, tradicionalmente discriminado, es sin embargo más fiable y deseado, ya que actúa como embajador de honor de la marca. El motivo es sencillo: la confianza que ofrece la recomendación de un amigo. Es fácil que una persona famosa o importante ofrezca su imagen para promocionar marcas que pueden ser buenas o no. Pero un amigo no engaña nunca. Por eso, el advocate, aunque no sea tan reconocido, es el mejor publicista con el cual puede contar el empresario. Lo consigue teniendo a clientes satisfechos con sus compras.