Hay tipos de tiendas online según lo que necesites: un catálogo, descripciones de producto, venta directa, uso de redes sociales, venta a terceros o diferenciar entre tipos de clientes.

Catálogo

Son aquellas tiendas que, si bien no permiten comprar directamente, son una referencia de los artículos de los que disponen a modo de catálogo. A medio camino entre el comercio electrónico y muestrario de productos con los datos de la empresa.

Como no necesita medidas de seguridad antirrobo, es una excelente idea si la empresa acaba de despegar, para iniciarse en ecommerce website.

Tienda virtual

Permite el pago y se trata de la clásica compra por internet. La tienda ha de garantizar la seguridad a sus clientes mediante diferentes métodos, como el envío de sms de confirmación.

Es muy rápida, reduce los costes de personal de mantenimiento de una tienda (ya que no es necesaria la persona) y permite guardar los datos de los clientes. Perfecta para tiendas físicas que comienzan en el comercio electrónico y temen arriesgar demasiado al principio.

Blog con tienda online

Integrada dentro de un blog de marca o personal. Las descripciones de productos, opiniones e imágenes son reales de quien compra el producto, así como la imagen de la tienda, que siempre parece más “artesanal”.

Promociones, ofertas o una mejora del posicionamiento de marca son algunas de las ventajas de este tipo de tienda, ideal para artesanía, bisutería o servicios.

Diferentes clientes

Una gran opción para aquellas que se encuentran a medio camino entre la venta a empresas o pequeño comprador directos. Suele tener un área privada que es el acceso a clientes, en las que aparecerá la necesidad de un usuario y contraseña para entrar.

Perfecta para empresas que desean vender al por mayor y menor, como por ejemplo una línea de zapatos.

Integrada en la web corporativa

Habituales en empresas con catálogo de venta, que la incluyen para poder realizar pedidos sin salir de su espacio.

Tienda en Facebook

Directamente en la fanpage de la empresa en esta red social. Se trata de un método muy cómodo dentro del cual el cliente puede adquirir el producto o servicio que se ofrezca.

Asimismo, se pueden encontrar aquellas en las que Facebook muestra los productos pero, para comprar, redirige a su tienda online en una web externa; también vemos las que redirigen a una aplicación externa; y, por último, aquellas que sí venden directamente en Facebook.

Es ideal si tu público es joven y las redes sociales están muy activas en tu empresa.

Drowshipping

Venta a través de otra página web que conseguirá que el producto llegue a un público mucho mayor, como por ejemplo Amazon.

Las ventajas incluyen una inversión y gasto fijo menor entre sus ventajas. Ideal si tu empresa ya está consolidada.