Uno de los retos más importantes que debe asumir cualquier empresa que venda sus productos a través del comercio electrónico es conseguir que los usuarios no abandonen la web antes de finalizar la compra. Esto no es tan fácil como parece, ya que entre el 70% y el 80% de los usuarios no finalizan sus compras online. La clave para reducir el porcentaje de abandono en el e-commerce es mejorar la experiencia de usuario, aplicar una adecuada estrategia de marketing de contenidos y ofrecer contenido útil y de calidad.

Esta ha sido la conclusión a la que se llegó en la segunda edición del Congreso XCOMM, centrado en el comercio electrónico y celebrado en Madrid el pasado 21 de mayo. Los 200 expertos que participaron en él coincidieron en que lo fundamental para aumentar las ventas es dotar de más importancia a la marca en sí misma y, sobre todo, otorgarle el protagonismo al cliente, que es el eje principal del proceso del e-commerce.

Proporcionar contenido de calidad a través del blog de empresa puede ser una buena vía para alcanzar estas dos aspiraciones básicas. Además, resulta vital afrontar una estrategia propia y adecuada para cada objetivo que se quiera alcanzar, utilizar las más avanzadas técnicas de métrica y extracción de datos para poder cuantificar los resultados de las campañas de marketing y esforzarse por mantener un buen posicionamiento SEO y una excelente reputación online.

Una buena forma de lograr estos objetivos es comprar contenido de calidad para el blog proporcionado por redactores freelance. De esta manera la empresa puede distinguirse de la competencia y proporcionar al posible cliente un asidero en el cual justificar su compra. Otros aspectos que aumentan las posibilidades de éxito del comercio online son: poner el carrito en un lugar visible de la web, preferiblemente en la parte superior derecha de la página, que es donde el usuario espera encontrarlo; proporcionar formas de pago sencillas y seguras; mostrar en todo momento las condiciones de compra, ofertas, plazos de entrega y cualquier otra información relevante para el usuario, o plantear formularios de venta breves, es decir, tratar de evitar que el usuario deba realizar un registro largo y costoso antes de comprar el producto.