Vine es una aplicación social cuya funcionalidad es publicar vídeos que duren, como máximo, 6 segundos. Con esta premisa, a priori, parece complicado hacer marketing de contenidos. Sin embargo, no es así: Vine supone una oportunidad única para vender la filosofía y los valores y productos de una marca y una alternativa extra para formar parte del contenido para blog de cualquier empresa.

Para contextualizar la sociedad en la que Vine triunfa, según las conclusiones del estudio de National Center for Biotechnology de marzo de 2015:

– La atención del ser humano es de 8 segundos.

– El tiempo que el 17 % de los usuarios pasa en una página es inferior a 4 minutos. Y solo el 4 % está más de 10 minutos.

Estos datos dan una información muy útil sobre el consumo de la comunicación en Internet. En este contexto, el formato de vídeos de 6 segundos de Vine da en la diana de comunicación directa y eficaz. El requisito y, por tanto, la dificultad que entraña un límite de tiempo tan reducido es la creatividad. En 6 segundos la marca debe saber venderse, atraer, intrigar o anunciar el mensaje que quiere hacer llegar al público potencial.

[Tweet “Los vídeos son el formato ideal para hacerse viral.”]

¿Cómo puede beneficiarse una marca de Vine para aumentar sus ventas?

– Tiene que saber aprovechar los 6 segundos, ya que solo puede enviar un mensaje claro e inequívoco. Al ser un vídeo (imagen en movimiento), puede crear una historia completa, como si fuera un corto.

– Las imágenes en movimiento ofrecen cercanía y quedan con mayor facilidad en la retina y mente del usuario, que recuerda más pantallazos de imágenes que palabras.

– Las opciones que ofrece son ilimitadas: contar una noticia de última hora que concierne a la empresa o un lanzamiento, entrar en las reuniones de trabajo… En definitiva, contar en tiempo real las novedades que más interesen.

– Los vídeos son difundidos por los seguidores y, así, el contenido de la empresa puede extenderse sin necesidad de comprar contenido externo.

cotenidodecalidad

Hay muchas empresas que ya han sucumbido a Vine como herramienta para añadir a su marketing de contenidos y disponen de un equipo de redactores especializados que lo desarrollan. Algunos ejemplos son Converse y la presentación de sus zapatillas; Ikea; marcas de coches, como Toyota o Smart; empresas de alimentación, como Burger King, Mc Donald’s, Dunkin Donuts, Ben&Jerry’s… Ya sea para lanzar productos y promociones o celebrar eventos concretos. También sirven como vía de comunicación o propaganda: el mejor ejemplo es la propia Casa Blanca.

Por último, hay que recordar que, para conseguir el éxito, detrás de 6 segundos de vídeo de Vine hay muchas horas de trabajo de profesionales, mucho esfuerzo, muchas ideas, mucha creatividad y perseverancia hasta encontrar la clave que llegará al corazón de los usuarios.

Imagen